Antoni Miracle Guitart – guerrillero antifranquista

El 20 de noviembre de 1930 nace en Bràfim (Alt Camp, Cataluña) el guerrillero anarquista antifranquista Antonio Miracle Guitart. En 1939, con el triunfo franquista, se exilió en Francia con su familia. En 1950 residía en el barrio de Collblanc de Hospitalet de Llobregat (Barcelona, ​​Cataluña) y trabajaba como empleado en una entidad bancaria de Sants. En la capital catalana, con Gaspar Lloret y Manuel Llatser Tomás, formó un grupo anarquista que reorganizó las Juventudes Libertarias. En 1954, con Lloret y Llatser, se encargó de la imprenta clandestina que editaba CNT y Solidaridad Obrera en Barcelona.

El 9 de mayo de 1955, cuando esta imprenta fue descubierta por la policía, fue detenido y encerrado con otros (Juan Vicente Castells, Antonio Ramia Antequera, Llatser, etc.) En la prisión de esta ciudad. Después de muchos meses de prisión preventiva salió en libertad provisional bajo fianza y fue despedido de su trabajo en el banco. En 1957 hizo una conferencia sobre botánica en Montcada. Sin trabajo ya la espera de juicio, en noviembre de 1957 se exilió en Francia. Estableció en Clermont de Auvernia (Occitania), donde trabajó como peón en la construcción, e impartió clases de castellano y de esperanto a los compañeros. En 1958 colaboró ​​en el Boletín Ródano-Alpes y ocupó la secretaría de Propaganda de las Juventudes Libertarias en Lyon (Arpitània).

En 1959 fue delegado al Pleno de Vierzon y fue nombrado secretario de las Juventudes Libertarias de Clermont de Auvernia. Ese mismo año, a pesar de su pacifismo, aceptó la solicitud de Francesc Sabaté Llopart (Quico Sabaté) para que le acompañara con su grupo guerrillero en la Península. Durante la noche del 28 al 29 de diciembre de 1959 cruzó la frontera franco con Quico Sabaté, Francisco Conesa Alcaraz, Regelio Madrigal Torres y Martín Ruiz Montoya. Las fuerzas represivas franquistas enteraron de la llegada del grupo guerrillero. Antoni Miracle Guitart fue acribillado el 4 de enero de 1960 en una emboscada de la Guardia Civil en el Mas Clarà de la aldea de La Mota (Sarrià de Ter, Girona, Cataluña), al igual que todos los demás compañeros, salvo Quico Sabaté que consiguió escapar.

A %d blogueros les gusta esto: