Cartas desde la cárcel de los presos del POUM al Gobierno republicano

el jueves, septiembre 18, 2008

Publicado por A Toda Costa

  1. Carta desde la Prisión del Estado de Barcelona de 14 de julio de 1938

Excmo. Sr. Presidente de la República

Excmo. Sr. Presidente de las Cortes

Excmos. Sres. Presidente de la Generalidad y de Euzkadi

A los Comités de los Partidos y Organizaciones antifascistas

Hace ya trece meses que los que suscribimos este documento, viejos militantes del movimiento obrero, fundadores y destacados militantes del POUM, nos hallamos sufriendo prisión. Fuimos detenidos el 16 de junio de 1937. Dos días antes habíamos recibido la promesa verbal del entonces Ministro de la Gobernación, D. Julián Zugazagoitia, de que [en] el Consejo de Ministros que debía celebrarse el día 18 sería planteado y, a ser posible solucionado, el asunto de la suspensión de La Batalla. «Si por mí fuera, les autorizaría a publicar el periódico mañana mismo», había afirmado el ministro. No se dio tiempo para que dicha cuestión fuera planteada y se quiso evitar la ocasión de que el director de La Batalla compareciera libremente, según acuerdo de nuestro Comité Ejecutivo, a responder ante el Tribunal nº 1 de Barcelona, de las aviesas acusaciones lanzadas contra nosotros. Una absolución se preveía segura, hubiera echado por tierra toda la trama que, desde hacía varios meses, venía preparando el Partido Comunista para la destrucción del nuestro. Los agentes de policía obedientes a la disciplina de este Partido, llegados expresamente de Madrid y de Valencia, desencadenaron una represión despiadada contra el POUM. Eran detenidos, como «espías fascistas», los militantes y simpatizantes de nuestro Partido que podían ser habidos [hallados]. Como «espía fascista» se buscaba para apresarlo, por ejemplo, al Comandante Cahué, miembro de nuestro Comité Central, en el preciso momento en que una bala fascista ponía fin a su vida en el frente del Este. Se procedió al saqueo de todos nuestros locales sociales y de algunos de nuestros domicilios privados de los cuales desaparecieron los objetos de algún valor: máquinas de escribir, plumas estilográficas, prendas de vestir, incluso el jabón y la colonia. Se procedió a la confiscación de nuestra Editorial Marxista, malvendiéndose a cualquier precio, motejadas de «trotsquistas», las obras fundamentales de Marx, Engels, Rosa Luxemburgo, Lenin, Kautski, Bebel… Eran los prolegómenos de lo que tenía que ocurrir después. La represión se quería sangrienta. Y ha sido, meditadamente, sangrienta.

Andreu Nin fue secuestrado por unos militares en su prisión de Alcalá de Henares, y asesinado. Tenemos derecho a decir que asesinado mientras quienes tienen la obligación de hacerlo no nos demuestren lo contrario. Meses después era secuestrado en Barcelona el escritor marxista austriaco Kurt Landau. No ha vuelto a aparecer: tuvo que ser, también, asesinado. Mientras tanto moría en un lecho de hospital, a la vista de dos policías, víctima de la prisión, el hermano de nuestro diputado Joaquín Maurín, preso en Zaragoza o Salamanca. Poco después era fusilado en Lérida nuestro Comisario Marciano Mena, antiguo militante obrero y uno de los combatientes de los días heroicos de las milicias. Meses más tarde eran asesinados por la espalda, en el frente del Este, dos de nuestros viejos militantes, Hervás y Trepat, el primero sobrino del ex-comisario general y diputado Crescenciano Bilbao. El 8 de mayo del presente año fue fusilado en el campo de trabajo de Omells de Magaya, en la provincia de Lérida, junto con otros once reclusos, nuestro camarada Francisco Pina Orco. El comandante Astorga, que los hizo fusilar caprichosamente, tuvo la avilantez de comunicarle a nuestro camarada que, desde hacía tres días, obraba en su poder la orden de libertad… ¿Quien duda ya hoy en la España antifascista y en el extranjero que nuestro Partido es el «mártir de la guerra civil»?

¿Y nosotros? Durante estos trece meses hemos ido de prisión en prisión. Hemos conocido unos dieciséis calabozos y celdas diferentes. Puestos en libertad en la Cárcel Modelo de Valencia, al séptimo día de nuestra detención, en el mismo momento fuimos secuestrados a la puerta, trasladados a Madrid y metidos en un sótano sin luz ni ventilación, destinados, sin duda alguna, a correr la misma suerte que Nin. Pero esto no es, con serlo mucho, lo más ignominioso. Lo monstruoso es que, mientras un juez y un fiscal especiales nombrados por el Gobierno, instruían nuestro proceso, la prensa del Partido Comunista, con representación en ese mismo Gobierno, pudiera librarse, día tras día y sin la menor traba, a una campaña sin nombre, sin calificación, sin precedente, mientras se nos impedía a nosotros defendernos y el que se nos defendiera. Algunos periódicos dignos, de Madrid, Valencia y Barcelona, conservan montones de galeradas de artículos en defensa nuestra, simplemente en defensa de la más estricta justicia, que la censura no dejó pasar. Este hecho deshonra para siempre a esa institución.

La campaña y la represión habían remitido un poco durante algún tiempo. Últimamente ha vuelto a intensificarse. Desde hace un par de meses se viene procediendo nuevamente a la caza de militantes del POUM en la Cárcel Modelo de Barcelona y en esta Prisión [se encuentran un cierto número] de ellos, la mayoría de los cuales han sido combatientes voluntarios de las Milicias o han ocupado cargos públicos de responsabilidad desde el comienzo del movimiento. En la Cárcel de Mujeres se encuentran, desde hace más de un año, varias compañeras extranjeras, y desde hace un par de meses las compañeras de Andrade y Bonet y una muchacha de menos de 18 años, condenada a seis de prisión por la simple lectura de un periódico. Y la campaña contra nosotros va de par con la represión. Volvemos a constituir la preocupación central de las redacciones y de los comicios comunistas. A las antiguas calumnias ha venido a añadirse una nueva y de bulto: somos los responsables del hundimiento del frente del Este. Y del periódico y la hoja volandera hemos ascendido al libro traducido a varios idiomas. Últimamente se ha puesto a la venta Espionaje en España. El título es engañoso y falso, falso es el nombre del autor y falsa e inexistente es la editorial que lo presenta. Tanta falsedad no podía encubrir más que falsedades. ¿Por qué no da la cara el Partido Comunista en este vil libelo contra el POUM? ¿Teme, acaso, la escandalosa responsabilidad que supone librar públicamente los documentos que constituyen el secreto del sumario? El hecho es grave, muy grave. El Partido Comunista ha dispuesto y dispone a su guisa de la policía y de la censura. Ahora dispone a su guisa del aparato de justicia. Ahí está ese libro como prueba. ¿Quién ha librado los documentos? ¿Qué magistrado ha salido por los fueros de la justicia? Otra demostración: el Sr. fiscal que entiende en nuestro asunto ha redactado sus conclusiones. Su lectura produce sonrojo. Se trata de un vulgar resumen del libelo en cuestión. ¿Qué hace frente a este escándalo el Gobierno? ¿Qué hacen las altas autoridades de la República? ¿Y los partidos y organizaciones antifascistas? Nos explicamos perfectamente que, desde el comienzo de nuestro asunto, haya cundido la inquietud y la protesta en los medios obreros y liberales del mundo entero. Su sensibilidad se ha conmovido legítimamente ante una verdad innegable: la razón de un Partido —mejor aún, la razón de un dictador extranjero— se ha convertido, en la España antifascista, en una razón de Estado, y mientras no se reconquiste la independencia de la razón de Estado, ¿cómo hacerle creer a la opinión obrera internacional que en España se está ventilando el problema de su independencia? ¡Y aún si todo esto nos hubiera servido para que el dictador en cuestión nos hubiera enviado los medios materiales necesarios para aplastar al fascismo en nuestro país! Nuestro sacrificio habría recibido así una cierta compensación. ¿Ha sido este el caso? No.

Hace alrededor de un mes se nos comunicó oficialmente la próxima vista de nuestra causa. Ahora nos llegan barruntos de que no piensa verse en todo el verano. ¿Por qué? ¿Cuánto tiempo va a prolongarse aún esta situación? ¿No es hora ya de que se le ponga fin a esta escandalosa comedia? Está encima el segundo aniversario de las gloriosas jornadas de julio. Todos nosotros tuvimos una intervención directa en ellas. Todos expusimos nuestras vidas frente al fascismo. Entre los centenares de nuestros muertos, de los cuales nos enorgullecemos, se cuenta el primero que cayó en Barcelona el 19 de julio —el secretario de nuestras Juventudes— y el único que cayó en Valencia. El primer aniversario lo pasamos en una checa madrileña, incomunicados, amenazados de muerte. ¿Tendremos que pasar el segundo en esta prisión? Digámoslo con toda responsabilidad: ello supone una vergüenza para la España antifascista, para sus gobernantes, para sus partidos y organizaciones, a los cuales hacemos tan responsables de cuanto sucede como al propio Partido Comunista y a quienes lo mandan desde aquí y desde fuera.

Por los presos del POUM:

Los ex-miembros del comité ejecutivo:

Juan Andrade, Pedro Bonet y Julián G. Gorkin

El ex-secretario de la Juventud Comunista Ibérica

Wilebaldo Solano

El ex-miembro del comité de Barcelona

David Rey

El ex-secretario provincial de Lérida

Juan Farré

El ex-secretario provincial de Gerona

Juan Quer

El ex-redactor jefe de La Batalla

José Escuder

 

 

  1. CARTA DESDE LA PRISIÓN DEL ESTADO DE BARCELONA DE 22 DE JULIO DE 1938

 

Excmo. Sr. Presidente del Consejo

Excmo. Sr. Ministro de Justicia

Comisión Ejecutiva del Partido Socialista

 

Estimados camaradas:

En el periódico estaliniano Las Noticias leemos hoy bajo el título a dos columnas «El proceso del POUM, medida de salud pública» un largo comunicado que firma la agencia estaliniana AIMA, del que hacemos los siguientes extractos:

«París, 21.- L´Humanité publica un artículo de Marcel Cachin, titulado «Para alcanzar la victoria», en el que se dice:

«L´Humanité ha aprobado y aprueba la decisión del gobierno español de perseguir enérgicamente y sin contemplaciones, ante el tribunal de Barcelona, a las gentes del POUM.

¿Quiénes son los ciudadanos responsables que han tomado esta resolución, después de examinar el acta de acusación de la quinta columna? Son el presidente Negrín y el Ministro de Justicia del gobierno actual.

Los dos son socialistas. En estas condiciones, tenemos derecho a encontrar extraña la obstinación de Le Populaire, que atosiga al Gobierno Negrín con observaciones, consejos, empleando indirectas, con cartas y telegramas relativos al proceso del POUM».

Y termina así:

«Por esto estamos al lado de nuestros camaradas socialistas españoles cuando juzgan al POUM, al igual que cuando con las armas en la mano defienden heroicamente su causa, que es la nuestra».

Como ustedes saben, tan bien o mejor que nosotros mismos, la polémica en torno a nuestro encarcelamiento y a nuestro proceso continúa, no sólo en Francia, sino en todos los países democráticos. Y continuará, seguramente, mientras no reciba una solución digna y justa. Y es un hecho por demás elocuente que mientras los medios liberales y socialistas nos defienden y piden garantías de justicia para nosotros, sigue la voz sañuda y monocorde del estalinismo pidiendo nuestras cabezas. Hoy comete la perfidia de decir, por la pluma de Marcel Cachin, senador comunista y director de L´Humanité, que son «el presidente Negrín y el ministro de Justicia», «los dos socialistas»; que son «nuestros camaradas socialistas españoles», quienes traducen [sic] y «juzgan» a los hombres del POUM ante los Tribunales, razón por la cual los comunistas están a su lado. ¿Aceptan ustedes esta afirmación, esta acusación? ¿La acepta el Partido Socialista? Desde luego, o ustedes la desmienten o la aprueban con su silencio.

También en Las Noticias, en Frente Rojo y en Treball del mismo día, y refiriéndose al atentado contra Maurice Thorez, que se atribuye al Sr. Doriot, se mezcla caprichosamente, miserablemente, «a los trotskistas del POUM». Es una nueva infamia. Posiblemente el atentado contra Thorez es una repetición del atentado perpetrado (?) en Barcelona, hace unos meses, contra el señor Comorera, y que se nos quiso atribuir también a nosotros. ¿A no ser que se trate, pura y simplemente, de desviar la atención de la gente del secuestro, descubierto hace poco en París, del secretario de Trotski, y que se atribuye a la policía rusa? Ignoramos, en todo caso si el Sr. Doriot tiene algo que ver con el atentado en cuestión. Desde luego, nosotros no tenemos absolutamente nada que ver con el Sr. Doriot. Éste no ha sido nunca trotskista. Nosotros no somos ni admitimos el calificativo de trotskistas. Con el señor Doriot mantuvimos relaciones, como militantes del Partido Comunista de España, cuando él era uno de los jefes del PC francés y miembro destacado del Presidium de la Internacional Comunista. Hoy lo consideramos un traidor y un enemigo de la clase trabajadora y sólo merece nuestro odio y nuestro desprecio.

¿Cuánto tiempo va a durar aún esta monstruosa iniquidad contra nosotros? ¿Durante cuánto tiempo se va a estar dando el escandaloso espectáculo de que se nos difame y calumnie a diario, sin que nos esté permitido defendernos? Esas prácticas son completamente ajenas a las tradiciones del socialismo: los socialistas no las han aceptado jamás. Y hay una cosa grave: es que la opinión pública internacional empieza a conocer nuestro proceso como «el proceso de Moscú en Barcelona». ¿Beneficia esto en algo a la causa antifascista? ¿No compromete nuestra lucha por la independencia?

 

Reciban nuestros saludos antifascistas.

Por los presos del POUM:

Los ex-miembros del comité ejecutivo:

Pedro Bonet y Julián G. Gorkin

El ex-secretario de las juventudes del POUM

Wilebaldo Solano

El ex-miembro del comité de Barcelona

David Rey

El ex-secretario provincial de Lérida

Juan Farré

El ex-secretario provincial de Gerona

Juan Quer

El ex-redactor jefe de La Batalla

José Escuder

 

  1. CARTA DESDE LA PRISIÓN DEL ESTADO DE BARCELONA DE 17 DE ENERO DE 1939

Excmo. Sr. Presidente del Consejo de Ministros

Excmo. Sr. Presidente de la Generalidad de Cataluña

Excmo. Sr. Ministro de Justicia

 

A los partidos y organizaciones antifascistas

Nuestra guerra, la guerra que con tan legítimo heroísmo tiene que mantener el pueblo español contra el fascismo nacional y extranjero, atraviesa un momento particularmente grave, que obliga a la movilización de todos los esfuerzos y todos los medios. Nosotros, desde nuestras celdas, sentimos las mismas inquietudes y las mismas ansias combativas que puedan sentir los más firmes y probados antifascistas. Ello no puede extrañar a nadie, ya que somos militantes obreros de toda la vida y hemos llevado un papel activo en las luchas que el pueblo español viene sosteniendo, desde hace años, contra los enemigos tradicionales de su emancipación y su libertad. El propio tribunal que nos ha juzgado ha tenido que proclamar bien alto esa verdad y destruir las calumnias lanzadas contra nosotros. Por todo ello creemos que constituye una verdadera monstruosidad que continuemos, en tales circunstancias, inutilizados en una prisión, y pedimos:

1º Que se nos devuelva rápidamente la libertad, con el fin de llenar nuestro derecho y nuestro deber de antifascistas, de cuyo cumplimiento fuimos arrancados.

2º Que se proceda a la inmediata legalización de nuestro Partido y nuestra Juventud para que, con todos sus elementos, pueda contribuir a la resistencia y a la lucha contra el fascismo.

3º Que se abran las puertas de las prisiones de la República para todos los antifascistas sobre los que pesa la más humillante de las condenas: la de no poder sumar sus esfuerzos a los de todo el pueblo español en la lucha decisiva que sostenemos.

Estas medidas deben llevar implícitas las siguientes: el cese de toda represión contra los trabajadores revolucionarios, el respeto de las conquistas de los obreros y campesinos, realizada[s] con su sangre y su sacrificio, y el reconocimiento y la aplicación de las libertades democráticas creadoras para todas las tendencias del antifascismo, única manera de darle un contenido y una eficacia a la resistencia y de fortalecer la moral de los combatientes y de la retaguardia.

 

Por los presos del POUM y de la JCI

Juan Andrade

Julián G. Gorkin

Wilebaldo Solano

Edición digital de la Fundación Andreu Nin, 1999

Fuente: http://infomemoriahistorica.blogspot.com/2008/09/cartas-desde-la-crcel-de-los-presos-del.html

A %d blogueros les gusta esto: