EL GARROTE VIL

 

Al anarquista  Salvador Puig Antich

 

Cómo anhelar tu nombre, tan frío como el miedo

Si triste ya es morir, contigo es la gangrena.

Saber de ti avergüenza, espantas a las almas,

No importa si son limpias o negra su esperanza.

 

Tú siempre quebrantaste a pobres y villanos;

Nunca a los poderosos, sus cuellos anudaste.

Ya en Roma te esmeraste, contra Publio Cornelio,

Pero siempre deseaste, en España tu imperio.

 

A través de los tiempos te fueron adornando,

Y con punzón de hierro, te fuiste coronando

Por los vastos imperios, de capillas y estados;

Y así, poder quebrar, del preso su pensar.

 

En la América Hispana, con tu cerco implacable,

Al incaico Atahualpa le aplicaste tu hierro;

Desmembrar al rebelde y fijar tu garrote

Fue, sin lugar a dudas, el mejor de tus fueros.

 

Así en las Filipinas, en Cuba y Puerto Rico;

Tan sólo son ejemplos de tu mortal destino.

Acabó al fin la historia de una España quemada,

Tras tantísimos años, de reinar el espanto.

N.V.

 

Puerto Real Agosto 2018

 

A %d blogueros les gusta esto: