COMUNICADO XIII homenaje asesinados por el franquismo 16 – Septiembre – 2018

En principio agradecer a todos vuestra presencia en este acto que este año cumplimos trece y esperemos que sean muchos más. Gracias

El acto de hoy constará de cuatro partes, lectura de este comunicado, recitará una poesía un compañero, escucharemos la canción de Benedetti “Desaparecidos” y finalmente depositaremos flores a pie del monolito.

Las Jornadas de Memoria Historica de este año que organizamos la Asociacion, finaliza en el dia de hoy y que han sido los siguientes: el primero fue el dia 13 jueves con una conferencia del equipo técnico sobre los trabajos realizados en la fosa, el segundo el dia 14 viernes con la instalación del monolito de Lugar de Memoria y hoy el tercer acto, decimotercero que organiza nuestra Asociacion desde que se inauguró este monolito allá por el año 2005, el dia de hoy conllevará el recordatorio y el reconocimiento a las personas que fueron vilmente asesinadas en 1936 por el régimen fascista, que dieron sus vidas por un mundo mejor, hombres y mujeres que son parte fundamental en la historia de nuestro pueblo, cuyo comportamiento ejemplar, en la defensa de sus derechos les llevó a la tumba.

 

Una vez terminado los objetivos que nos propusimos la asociación allá por el año 2003 como fueron:

– Difusión de los sucesos de Julio 1936

– Manifiesto de sensibilización ciudadana

– Punto de información

– Jornadas Culturales con conferencias

– Exposición

– Monolito en memoria de los asesinados

– Eliminación símbolos franquistas

– Retirada medalla de oro e hijo adoptivo a Franco

– Nombramientos de nuevas calles relacionado con la memoria histórica

– Homenajes anuales desde el año 2005 hasta la fecha

Todo lo anteriormente dicho, cumplimentado y terminado en el año 2008, procedimos a investigar y localizar lo que para nosotros era lo más importante desde la creación de nuestra asociación, la fosa donde se hallaban los cuerpos de los compañeros asesinados.

Por fin se encontró en el 2010, se excavó entre el 2014 y el 2016, con el resultado de 185 cuerpos, predomina el sector por debajo de 30 años y destacan 9 cuerpos entre los 15 y 17 años.

Otro objetivo conseguido de lo que nos propusimos la asociación, quedando pendiente los resultados de ADN, la entrega de los cuerpos a los familiares que certifiquen desde el laboratorio, y su entierro digno en esta zona en columbarios alrededor de este monumento, que se hará en fecha dependiendo cuando se sepan los resultados.

En Puerto Real, como en otros muchos pueblos y ciudades no hubo guerra, solo represión. Nadie puede argumentar que las matanzas y asesinatos cometidos en nuestro pueblo por los fascistas, fueron consecuencia de otras cometidas por miembros de la izquierda de Puerto Real. Los asesinatos fueron planificados e institucionalizados. Solo con el terror, fue posible embridar y acabar con la oposición de una clase obrera pujante y combativa. El hecho de asesinar a los trabajadores en la pared del cementerio y exponerlos para que los obreros de “Matagorda” los pudieran ver cuando iban en el tren hacia el astillero, demuestra claramente la estrategia apuntada: generar el pánico y el terror en los ciudadanos de nuestro pueblo, como ejemplo de los que les podría ocurrir a aquellos que se atrevieran a rebelarse.

Entre todos tenemos que recuperar sus vidas, sus nombres, que Puerto Real y el mundo entero sepan que existieron, que tenían familia, que tenían sus sueños y sus esperanzas, que fueron cercenadas de golpe y que murieron injustamente, no vamos a recuperar su dignidad, no porque nunca la perdieron les arrebataron sus vidas pero no pudieron eliminar sus ideas.

Desde luego también, a quienes perdieron su libertad, al padecer prisión, trabajos forzosos ó internamientos en campos de concentración dentro ó fuera de nuestras fronteras. También a quienes perdieron su tierra de nacimiento al ser empujados a un largo, desgarrador e irreversible exilio. Y a todos los que sufrieron represión durante la Dictadura Franquista.

NI OLVIDO NI PERDON

Puerto Real 16 de Septiembre de 2018

——————————————————————————————————————————-

 

POESIA EN EL ATRIL DEL MONUMENTO EN MEMORIA DE LOS ASESINADOS POR EL FRANQUISMO

            

             LA MEMORIA ALCANZADA

 

 

Ocurrió, un martes, ocho de septiembre.

El reloj lloró las seis campanadas,

Y el sentir de sus ecos me señala,

El umbral de una lúgubre jornada.

La mañana se muestra nebulosa,

Frígida y sospechosamente extraña.

Arranco caminando a la estación,

Con simulada y temerosa calma.

 

Por las calles se cruzan negras sombras,

Que rielan sobre las casas albeadas.

No hay aquél ¡buenos días! en los saludos,

Como la buena gente acostumbraba;

Ni apretones de manos entre amigos

Ni abrazos limpios entre compañeros

Sólo tristes miradas que soslayan,

Las esquinas que al confidente ampara.

 

Frente al andén espero el viejo tren,

Que habrá de conducirnos a la fábrica.

Me arrincono en un coche deplorable,

Junto a una desvencijada ventana.

Las palabras furtivas, humilladas,

Por rehiletes de irracional venganza.

Las miradas se inclinan sepultadas,

Bajo un manto de sombras y de lágrimas.

 

Sólo rostros perdidos entre nieblas,

Atisban, sensaciones que acompañan;

Que a veces se desnudan por rescoldos,

Que iluminan los cabos de colillas.

Nos acercamos al empalme previo,

Para el seguro cambio de las vías.

El hollín del carbón ya se acomoda,

En el ambiente hostil que se respira.

 

                  A pesar del serpenteante camino,

El traqueteo del tren no nos impide,

Escuchar los fusiles que disparan,

Muerte por sus alargadas gargantas.

Veinte rojos claveles y una rosa,

Yacen junto a la tenebrosa zanja;

Veinte hombres, y una madre desolada,

Arrancadas sus vidas, y esperanzas.

 

La tapia del cementerio teñida,

Con pinceles de criminales balas;

Ornamentan bajo el espurio cielo,

Un lienzo de amapolas deshojadas.

El resto del camino se amordaza,

Con vendas de sal nuestros alaridos.

Los tarayes que acompañan las vías:

Rojas sus flores, sangre su rocío.

 

Los golpes en tu puerta, a media noche,

Te confirman el orden implantado;

Una nueva familia mutilada;

Un cuerpo que se muestra, ya sin vida.

Sudamos el silencio de los miedos,

Del saber: a quién golpearán mañana.

Chivatos y asesinos siempre ocultos

Exhiben sus orejas prolongadas.

 

Nuestro entender se ensancha y ratifica,

La respuesta que entonces vislumbramos:

¡En nuestro pueblo no hubo guerra, sólo,

Represión y terror planificado!

 

Ocurrió un martes, ocho de septiembre,

De tanta muerte el reloj fue testigo

Por eso llora las seis campanadas:

En honor de las flores cercenadas.

 

N.V. Puerto Real Septiembre 2005

 

A %d blogueros les gusta esto: