Matanza de Riotinto

El 4 de enero de 1888 en la plaza de la Constitución de Minas de Riotinto ( Huelva , Andalucía , España ) más de un centenar de personas son asesinadas a tiros cuando se manifestaban reclamando mejoras salariales y el cese de la emisión de humos tóxicos . En 1873 un consorcio británico compró los derechos de explotación de las minas de piritas de hierro y de cobre de Riotinto en España por 92 millones de pesetas – la I República española se salvará de la quiebra gracias a esta venta – y fundó la « Rio Tinto Company Limited » . « La Compañía » empezó a producir a gran escala en explotación interior y exterior y estas minas llegarán a ser las primeras productoras mundiales de cobre . Debido a las calcinación de minerales al aire libre , denominadas « telar » , con sus tóxicas emanaciones sulfurosas – dióxido de azufre , humos altamente tóxicos que esterilizan la tierra , terminan con la agricultura , diezman los rebaños , contaminan el aire y envenenan los pulmones – , se produjo una importante respuesta obrera que ha pasado a la historia como la primera manifestación medioambiental de la que se tiene noticia .

Esta respuesta comenzó el 31 de enero de 1888 , cuando una manifestación encabezada por el anarquista de origen cubano Maximiliano Tornet y Villareal , catalizador de todo este movimiento , llega hasta el ayuntamiento de la localidad para entregar una serie de reivindicaciones salariales y la exigencia de la desaparición de las telar – no sería hasta el 29 de diciembre de ese mismo cuando el Gobierno decretara que este tipo de calcinación , ya prohibido en el Reino Unido desde hacía siete años , fuera reducido , y en 1907 fue prohibido . A partir del 2 de febrero comenzó una huelga en la cuenca minera que provocó que el gobernador civil , Agustín Bravo y Joven, acantonado en Huelva dos compañías del Regimiento del General Pavía comandadas por el teniente coronel Ulpiano Sánchez . Al día siguiente , a pesar de los intentos de mediación de la Guardia Civil , se produjeron enfrentamientos violentos , el consistorio y el nuevo manager de « La Compañía » , el general William Rich , no aceptan ninguna de las condiciones .

En la mañana del 4 de febrero se produce una nueva manifestación con la llegada de gentes procedentes de la cercana Nerva y de toda la comarca . En la plaza de la Constitución de la villa minera se reúnen más de 12.000 personas – nativos , como eran denominados por « La Compañía » – , hombres, mujeres y niños de todos los sectores productivos ( mineros , agricultores y ganaderos ) . Siguiendo las instrucciones del gobernador civil de Huelva , fuerzas del Regimiento de Pavía , desplazadas desde Sevilla , realizaron tres descargas de fusilería a bocajarro sobre los manifestantes concentrados y después rematarían a bayoneta calada , produciéndose entre 100 y 200 muertes – nunca se supo el número exacto – y cientos de heridos . La masacre duró 15 minutos y los cuerpos de los muertos fueron , probablemente , sepultados bajo la escoria de alguna mina de la comarca . Al día siguiente el gobernador civil dictó un bando induciendo a los mineros a retornar al trabajo , ya que «La Compañía » se mostraba dispuesta a no descontar el salario de aquel sangriento sábado 4 de febrero. El poder de » La Compañía » hizo posible que estos graves hechos pasaran casi desapercibidos al resto del movimiento obrero de la Península y aunque algunos medios de expresión republicanos y libertarios pidieron responsabilidades todo quedó escondido.

Estos hechos , que han pasado a la historia bajo el nombre de «El Año de los Tiros «, fueron novelados en 1898 por Rafael Moreno Domínguez en la obra 1888, el año de los tiros y por el escritor Juan Cobos Wilkins , natural de la localidad , en el corazón de la tierra (2001 ), que fue llevada al cine en 2007 por Antonio Cuadri con el mismo título . Actualmente el lugar de la masacre se encuentra sepultado por la escoria de la mina de Cerro Colorado , que funcionó hasta 2001.

A %d blogueros les gusta esto: