Mi casual encuentro con José Luis García Rúa.

(El hombre de los tres acentos)

(Nuestro Anselmo Lorenzo)

(Segunda parte)

           

 

                        … recuerdo con gran satisfacción e innegable añoranza, (tras una, y por suerte, falsa noticia sobre su fallecimiento) nuestro casual encuentro en Granada con J. Luis García Rúa el pasado 7 de Enero. Perdidos, descaminados por calles intrincadas y estrechas convergimos sin saberlo en la calle de Elvira. Fue en ésta calle donde sorprendentemente nos encontramos con José Luis degustando un café con leche en la terraza de un coqueto bar llamado el Enano Rojinegro. Después de una agradable y placentera conversación nos fundimos en un fraternal abrazo y nos despedimos, no sin antes comprometerle, a participar y contribuir con sus conocimientos, experiencia y buen hacer en un acto que para el Primero de Mayo de 2017, estaban organizando los compañeros de Cádiz. La verdad es que, tras ésta invitación, subyacía nuestro interés por lograr que se quedara unos días en Puerto Real y disfrutara de unas vacaciones necesarias y del cariño, respeto y amistad que en nuestro pueblo sentimos por él.

                        Llegó el día esperado. Desventurado Primero de Mayo: desheredado de su contenido, prostituido; tergiversada deliberadamente su historia reivindicativa y solidaria; trocado éste día en una fatua feria por los gobiernos; vaciado de contenido y rebeldía por los Sindicatos reformistas; ausente el mundo del trabajo; voluntariamente decadente por propios y extraños. Solo el reencuentro con compañeros y compañeras militantes alivian tanta frustración. El resto, nuestra innegociable Utopía: Revindicar la Huelga General Internacional como herramienta de solidaridad; indispensable para avanzar unidos hacia la Emancipación Social.

                        Como cualquier día de fiesta, la Plaza de las Flores era una feria. El trasiego de viandantes, el bullicio de los tendederos ofreciendo sus productos a los mirones y los bocinazos en nuestro comunicar muy propio por éstos lares, no ofrecía la calma y paz necesaria para exponer nuestras ideas. A pesar de todo, nuestras miradas, nuestros gestos, delataban fielmente la lógica inquietud y desasosiego de advertir como pasaba el tiempo y que, nuestro principal invitado, compañero y relator J. Luis G. Rúa no acabara de presentarse.

                        Si no recuerdo mal, pasada una media hora y temiéndose lo peor, un joven anarquista tomando la iniciativa arrancó el acto con la lectura de un manifiesto colmado de un análisis agudo y coherente sobre la realidad social. A continuación se organizó una manifestación voluntariosa, rebelde y de corto recorrido. Al reencontrarnos con la Plaza, avistamos emocionados la figura inequívoca de José Luis acompañado de su inseparable nieto y de sus noventa y tres años. Una emoción difícil de contener (sobre todo para los militantes de mayor edad) dio paso a sentidos abrazos y lágrimas atesoradas.

                        Todos nos apartamos y le concedimos el espacio obligado. Todos pendientes y absolutamente ilusionados por escuchar a nuestro Anselmo Lorenzo; a nuestro Tárrida del Mármol; a nuestro Sánchez Morago; a nuestro Durruti; a nuestro Fermín Salvochea…

 

                        Acto seguido Ignacio, un joven compañero procedió a la presentación con una reseña fresca, tierna y afectiva de la vida de J. Luis, destacando su sencillez cargada de compromiso y coherencia en la lucha por la emancipación de los más desfavorecidos.                        J. Luis a pesar de la algazara en la plaza, casi imposible de concentrarse, arrancó su elocución sin inmutarse, sin una queja por el lugar elegido. Como es habitual en él, inició su intervención recordando a compañeros ya fallecidos como Juan López y Biúrrun ejemplos de constancia, tenacidad y honradez por hacer de la C.N.T-AIT la Organización que precisa el movimiento obrero en sus esfuerzos por liberarse de la explotación. Todos esperábamos un análisis magistral a los que nos tiene acostumbrado.                 Pero…de pronto, nos dijo que era hora de hablar de la vida; que sus brazos, su corazón y sus sueños eran nuestros; vivir, amar, sentir en vosotros me ha mantenido firme como el nido a su árbol…y es por todo lo vivido y sufrido en común que quiero despedirme con un poema escrito pensando en mi tierra (que también es la vuestra) titulado: Adiós.

                        Durante unos segundos el bullicio desapareció de nuestras cabezas y el silencio se acomodó en la Plaza. Nuestras miradas se entrecruzaban buscando que un gesto cómplice proveyera razonamiento a sus mencionadas palabras. Desconcertados erguimos nuestras cabezas y nuestros ojos y oídos se ensancharon.

                        Su voz ya resentida daba alas a sus palabras; con una cadencia delicada fue desgranando cada verso como se le arranca pétalo a pétalo a la margarita.

 

           

 

                                                                       Adiós

 

                                               Otra vez en el tren. El viaje sigue siendo

                                               el natural lugar

                                               de este hombre que narra nuestra historia.

                                               Los caminos y él

                                               parecen ser lo mismo,

                                               pero ahora le hacen punzante compañía

                                               espinas muy clavadas

                                               de los dolores viejos,

                                               y los muchos amores dejados a la espalda

                                               hácenle al corazón

                                               el hueco de su ausencia,

                                               que cosa alguna nunca

                                               hacer plenos podría,

                                               pues, al igual que hay luces

                                               que dan oscuridades,

                                               y formas de vestido

                                               que desnudan ambientes,

                                               también hay compañías que nos hacen

                                               las soledad más sola,

                                               pues hacen evidente en sumo grado

                                               aquello que nos falta,

                                               a la vez que la angustia de impotencia

                                               de poder alcanzarlo.

                                               ¡Solo, solo, solo! El tren con sus bufidos.

                                               Los humos de las altas chimeneas

                                               se pierden en el aire.

                                               ¡Esa atmósfera gris de nuestra tierra,

                                               que da tristeza al fondo de los montes!

                                               La Asturias neblinosa de los ríos negros

                                               el paso va dejando

                                               a la rural Asturias de la pradera verde,

                                               a la quieta figura de la vaca

                                               pastando en la ladera,

                                               al laurel siempre fresco

                                               y a los robles frondosos,

                                               el hórreo familiar

                                               y los bueyes uncidos del camino,

                                               los repajos cerrados por las murias de piedra,

                                               los montes que amenazan en su altura

                                               contender con el cielo,

                                               el misterio del valle cercado de sí mismo…

                                               Un invierno incipiente encierra el horizonte,

                                               una cortina de agua

                                               tamiza con la lluvia en los cristales

                                               los contornos borrosos del paisaje.

                                               Luego cesa el llover

                                               y en un llano del tren vuelve el silencio.

                                               Afuera, unas figuras a lo lejos quietas,

                                               y tanto más fugaces

                                               a la visión que quiere aprisionarlas

                                               cuanto más cerca están de la ventana.

                                               Adentro, una tristeza honda,

                                               un llanto contenido,

                                               un viaje sin conciencia

                                               de su término claro,

                                               un hombre solo y triste,

                                               igual que una hoja muerta

                                               llevada por el viento.

 

Envuelto en nube gris, desorientado, desalojado de mí, con la esperanza entre mis dientes ya rotos de tanto morder el dolor que se nos regala, no pude ni quise ahondar en sus preocupaciones. Aceptamos sin rechistar todas sus decisiones. No quiso quedarse unos días en Puerto Real que le sirviera de descanso y tranquilidad; no aceptó nada que lo pudiese aliviar, ni siquiera una sola noche…Su Adiós sonó grave y auténtico. Un abrazo firme como un disparo de acero y un hasta siempre, hasta siempre compañero.

 

            Con el amor y la infinita amistad que solo es posible atesorar en el combate.

            A mi amigo, a mi compañero, a mi maestro: JOSÉ LUIS GARCÍA RÚA

 

                        Pepe Gómez        

                        S.O.V de CNT-AIT Puerto Real     Septiembre 2017

A %d blogueros les gusta esto: