Teresa Mañé Miravent – madre de Federica Montseny

El 29 de noviembre de 1865 nace en Cubelles (Garraf, Cataluña) – hasta hace poco se pensaba que había nacido en Vilanova i la Geltrú – la pedagoga, militante y propagandista anarquista Teresa Mañé Miravent, más conocida bajo el seudónimo de Soledad Gustavo. Su acomodada familia regentaba la Fonda del Jardín en Vilanova y la Geltrú, conocida como «la de las tres chicas”, ya que eran las tres hijas que se ocupaban de atender a la clientela. Su padre era un fiel partidario del republicanismo federal de Pi y Margall y se sentía orgulloso de la relación que con él mantenía. A partir de 1883, Teresa Mañé estudió Magisterio en Barcelona y en 1886, con la ayuda del librepensador Bartomeu Gabarró, del Centro Democrático Federalista, abrió la primera escuela laica de Vilanova, y fue miembro de la Confederación de Maestros Laicos de Cataluña. En esta época colaboró ​​en El Vendaval de tendencia republicanofederal. Mediante contactos con librepensadores conoció José Lunas y Pujals, Teresa Claramunt, Tarrida del Mármol, Pere Esteve y otros destacados militantes anarquistas, participando en giras propagandísticas y actos públicos y colaborando en las publicaciones libertarias que dirigían (La Tramontana, El Productor, La Tormenta, etc.).

En 1889 ganó un premio en el Segundo Certamen Socialista, celebrado en Barcelona, ​​por su trabajo El amor libre y se convirtió en portavoz de las ideas ácratas junto con Ricardo Mella, Anselmo Lorenzo y otros. Gracias a una poesía leída en un entierro laico conoció Juan Montseny (Federico Urales), con quien se casará civilmente el 19 de marzo de 1891, poco tiempo después de que esta clase de matrimonios fueran legalizados. La pareja se instaló en Reus, de donde era Montseny, donde abrieron una escuela laica mixta y en la que ambos hicieron de profesores. En Reus también vivía Carmen, una de las hermanas de Teresa, que vivirá con ellos todas las dificultades de su militancia anarquista hasta su muerte. El 24 de septiembre de 1893 se produce el atentado de la calle Cambios Nuevos de Barcelona y Paulino Pallás es acusado; Juan Montseny escribirá un folleto a favor del detenido y será detenido. Entonces Mañé realizará una campaña para conseguir su libertad, pero una vez liberado, fue nuevamente detenido en 1896 implicado en el “Proceso de Montjuïc”. Desde la prisión del castillo de Montjuïc, Juan Montseny escribe, bajo diferentes seudónimos, cartas a la prensa donde reivindica la inocencia de los procesados; Mañé será la encargada de sacar estas cartas y hacerlas llegar a la prensa, y de hacer las gestiones necesarias para lograr la libertad de todos los detenidos.

Es a partir de estas cartas que Juan Montseny será Federico Urales. Finalmente Montseny será liberado, pero desterrado en Londres – Teresa Claramunt y Tarrida del Mármol también están -, y Mañé, en 1897, se reunió con él, poniéndose a trabajar de Bordadores. Para reivindicar la revisión del proceso, retornaron clandestinamente el 28 de noviembre de 1897 y Montseny se instalará en Madrid y Mañé en Vilanova, hasta que poco tiempo después se irá con sus padres (Lorenzo y Antonia) y su hermana Carmen en Madrid . En la capital del Estado morirán sus padres y nacerá, en 1905, su hija Federica Montseny. Durante su estancia en Madrid, la pareja editó La Revista Blanca (1898-1905) y poco después Tierra y Libertad (1902-1905), realizando la función de administradora aunque por el hecho de ser mujer la ley no lo permitiera. En 1901 Mañé participó, junto con Azorín, Mendinaveitia y Urales en un ciclo de conferencias en el Ateneo de Madrid sobre “La Sociedad Futura”, en representación de las ideas anarquistas. Además de participar activamente en las campañas a favor de los encausados ​​en los procesos de Jerez y de la «Mano Negra», participó en una gira por Andalucía en apoyo de los detenidos en estos procesos, alojándose en casa de Sánchez Rosa. La pareja también participó activamente en la defensa de Francisco Ferrer Guardia acusado injustamente de los hechos de la Semana Trágica.

Cuando estalló el conflicto legal entre Arturo Soria, el creador de la «Ciudad Lineal de Madrid», que se acusan de estafa y de engaño, la pareja se instalará en Cataluña en 1912. La intención era fundar una academia en el barrio barcelonés de Horta, pero el boicot de la reacción local hizo que se dedicaran a vivir de una granja agrícola ya instalarse a Cerdanyola, donde tradujo mucho (Louisa Michel, Cornelissen , Labriola, De la Hire, Mirbeau, Praycourt, Sorel, Marguery, Lichtemberg, Lavrov, Donnay, desc, etc.) y copió textos para compañías teatrales. En Cataluña volvieron a editar La Revista Blanca (1923), Tierra y Libertad, y activará varios proyectos editoriales: “La Novela Ideal”, que publicaba dos novelitas cada quince días, con una tirada de 50.000 ejemplares y que llegó a contar con 600 números; «La Novela Libre”, con relatos más extensos y que tuvo una tirada de 30.000 ejemplares, «El Mundo al Día”, mensual, y un nuevo diario, El Luchador, que durará hasta la Guerra Civil. Mañé será la encargada de administrar estas publicaciones, mientras Montseny y su hija escribirán artículos, novelas, memorias, etc. Poco a poco, conforme el protagonismo de Frederica Montseny se hacía patente, Mañé pasó a un segundo plano. Durante la Guerra Civil un cáncer de colon comenzó a minar su su vida.

En 1939 la familia cruza la frontera hacia el exilio francés donde se disgrega. Mañé, enferma, se rompe una pierna y se llevada en ambulancia al hospital de San Louis de Perpiñán (Cataluña Norte), donde morirá sola el 5 de febrero de 1939 víctima del cáncer. Teresa Mañé publicó numerosos escritos en La Revista Blanca, ya fuera en «Almanaque» o en «Suplementos», pero también se encuentran colaboraciones en diferentes periódicos anarquistas de finales del siglo XIX y principios del XX: El Corsario, Los dominical del Libre Pensamiento, El Obrero, El Productor, Redención, El Cosmopolita, Justicia y Libertad, El Trabajo, La Tramontana, etc. Entre sus obras podemos destacar La sociedad futura (1889), Las preocupaciones de los despreocupados (1891, con Urales), Dos cartas (1891), A las proletarias (1896), El amor libre (1904), Las diosas de la vida (1904), El sindicalismo y la anarquía. Política y sociología (1932), entre otros.

A %d blogueros les gusta esto: