UGT Andalucía «se alquiló» ordenadores que eran suyos para justificar ayudas

A. R. VEGA / SEVILLA

Día 15/09/2015 – 11.15

Generaba así facturas artificiales para endosar a subvenciones de formación de la Junta de Andalucía

JUAN FLORES

La Guardia Civil, durante el registro al IFES, en julio pasado

La federación andaluza de UGT no sólo se autoalquilaba aulas y sedes de su propiedad generando facturas artificiales que luego endosaba a la Junta de Andalucía para justificar ayudas de formación. Este método irregular lo aplicó también al mobiliario y los ordenadores que ponía a disposición de los alumnos en los cursos subvencionados que impartía a través del Instituto de Formación y Estudios Sociales (IFES). Así lo prueban las facturas requisadas por la Guardia Civil durante los registros de sedes vinculadas al sindicato, que está siendo investigado por supuestofraude en las subvenciones de formación por parte del juzgado de instrucción número 9 de Sevilla.

Para burlar los controles, el sindicato utiliza a dos sociedades pantalla,Soralpe e IFES, participadas al cien por cien por la central ugetista. Esta simulación mercantil le permitió emitir facturas por arrendamiento de equipos informáticos y hacer pasar por reales unos gastos que eran ficticios. Soralpe facturaba por sistema al IFES el alquiler de ordenadores comprados por UGT Andalucía.

Los documentos contables son reveladores. Basta un ejemplo. El 1 de abril de 2008, la comisión ejecutiva de UGT Andalucía, que entonces estaba dirigida por Manuel Pastrana, realizó un cargo de 99.559 euros a Soralpe correspondiente a la compra de 32 hardware (ordenadores), 96 software (programas) y un escáner a Siosa, uno de sus proveedores de confianza. Se trataba en realidad de un préstamo (como se aprecia en un documento) que el sindicato concede a su empresa para adquirir los equipos. En el informe del departamento de Contabilidad de UGT-A intervenido por la Guardia Civil, hay una anotación manuscrita que da pistas sobre el destino final de los ordenadores: la sede del IFES en la calle Haza de Acosta, en la capital almeriense.

Para armar este rompecabezas de ingeniería financiera, basta con cotejarlo con la factura que realiza Soralpe a favor del instituto de UGT. El concepto que figura en ella es clarificador: «Por el alquiler del equipo necesario para la impartición del curso correspondiente al expediente formativo 98/2008/J/244». En concreto, le alquila 16 ordenadores Pentium IV, la mitad de los que habían sido comprados con el dinero prestado por la propia UGT.

El coste del arrendamiento para realizar un curso de Informática de Usuario, con una duración de 325 horas, fue de 6.093,75 euros. El lugar de impartición del mismo, en julio de 2009, coincide con el del primer documento: la sede de UGT en la calle Haza de Acosta, en Almería. El gasto del alquiler ficticio de ordenadores fue imputado, tal y como refleja la factura, a una subvención de la Junta para Formación Profesional para el Empleo. Este «artificio financiero», como lo calificó la Guardia Civil en un reciente atestado donde desmonta la trama de facturas falsas, se repitió de forma sucesiva en varias provincias andaluzas siguiendo el mismo esquema. Los investigadores tratan de averiguar a cuánto asciende el dinero desviado.

fuente: http://www.lavozdigital.es/andalucia/20150915/sevi-sindicato-ordenadores-alquiler-201509142113.html

A %d blogueros les gusta esto: